Seguridad en casa

Tuberculosis
June 7, 2016
Tos Ferina
July 13, 2016

De habitación en habitación

Cualquier área de la casa qué no esté a prueba de niño exigirá mayor vigilancia de su parte, incluso si suele estar cerrada o clausurada. Por lo menos la habitación de su hijo debe ser lo más segura posible.

La habitación del bebé

Cunas. Puesto que su bebé estará desatendido casi todo el tiempo que permanezca en la cuna, ésta deberá ser completamente segura. Las caídas de la cuna son las lesiones más comunes asociadas a su uso, a pesar de ser las más fáciles de prevenir. Hay más probabilidades de que un niño se caiga de una cuna si el colchón está demasiado elevado con respecto a su estatura o si la barandilla lateral se ha quedado abajo.

Cambiadores. Aunque los cambiadores facilitan el proceso de vestir al bebé y cambiarle los pañales, las caídas desde una superficie tan alta pueden provocar lesiones serias.

Literas. Aunque a los niños les encantan las literas o camas camarote, estas presentan varios riesgos: el niño que ocupa la litera superior puede caerse, y el que ocupa la inferior puede sufrir lesiones si la litera superior se desploma. Las literas pueden estar diseñadas o montadas incorrectamente, provocando desajustes peligrosos en su estructura.

La cocina

La cocina es una habitación tan peligrosa para los niños pequeños, que algunos expertos recomiendan que se les impida la entrada a este lugar. Evidentemente se trata de algo difícil de cumplir ya que los padres suelen pasar mucho tiempo en la cocina y a la mayoría de los niños pequeños no les gusta perderse de nada. Mientras su hijo este con usted en la cocina, siéntelo en una silla alta donde pueda verle a usted y a las demás personas que estén allí. Tenga una caja de juguetes en la cocina para que pueda distraerse. Probablemente lo más realista sea eliminar los principales peligros tomando las siguientes precauciones:

  1. Guarde los productos peligrosos (detergentes, blanqueadores, etc.) en un armario alto, con llave y fuera de la vista. Si tiene que guardar algunos productos de limpieza en el armario que hay debajo del fregadero, coloque un cerrojo “a prueba de niños” que trabe automáticamente al cerrar la puerta del armario.
  2. Guarde los cuchillos, tenedores, tijeras y otros utensilios puntiagudos separados de los útiles de cocina “inofensivos” y dentro de un cajón cerrado con seguro. Guarde los aparatos que contengan partes o piezas cortantes como el procesador de alimentos, fuera del alcance del niño.
  3. Desenchufe los electrodomésticos cuando no estén en uso para que su hijo no pueda encenderlos. No deje cables eléctricos que el niño pudiera jalar, pues pudiera caérsele encima un aparato pesado.
  4. Cuando cocine, gire siempre los mangos de las ollas hacia la parte de atrás de la estufa, de tal modo que su hijo no pueda agarrarlos. Si tiene que desplazarse llevando algún líquido caliente –una taza de café o una olla llena de sopa- fíjese bien en donde está su hijo para evitar chocar con él.
  5. Cuando vaya a comprar un horno, elija uno que tenga buen aislamiento para proteger al niño del calor en caso de que llegara a tocar la puerta del mismo. Además, nunca deje abierta la puerta del horno.
  6. Si tiene una estufa a gas, gire las perillas con firmeza hacia la posición de apagado y, si son fáciles de sacar, quítelas mientras no se utilice el horno, para evitar que su hijo pueda encenderlo aún sin querer. Si las perillas no son fáciles de sacar, haga lo posible para que su hijo no tenga acceso al horno.
  7. Guarde los fósforos en un lugar fuera del alcance y de la vista de los niños.
  8. No caliente los biberones en el microondas. El líquido se calentara de forma irregular y es posible que se formen burbujas de leche lo suficientemente calientes como para quemarle la boca al bebé. Además se han escrito casos de explosión de biberones una vez que se sacan del microondas.
  9. Tenga un extinguidor de incendios en la cocina.

El baño

La mejor manera de evitar percances en el baño es convertirlo en una habitación  completamente prohibida para su hijo, a no ser que este acompañado por un adulto. Esto puede implicar tener que colocar un seguro en la puerta a la altura de los adultos para que el niño no pueda entrar sólo. Cerciórese también de que cualquier cerrojo que haya en la puerta del baño pueda abrirse desde afuera, por si su hijo se quedara encerrado accidentalmente.

Las siguientes recomendaciones le permitirán evitar percances cuando su hijo utilice el baño:

  1. Un niño se puede ahogar con tan solo unas cuantas pulgadas de agua. Por lo tanto nunca deje solo a un niño pequeño en el baño, ni siquiera por un momento. Si no es capaz de ignorar el timbre o el teléfono, envuelva al niño en una toalla  y lléveselo con usted mientras contesta el teléfono o abre la puerta.
  2. Acostúmbrese a bajar la tapa del inodoro.
  3. Guarde todas las medicinas en recipientes cerrados con tapas de seguridad. Recuerde, de todos modos, que estas tapas son hechas para evitar que los niños las abran, pero no son a prueba de niños. Por lo tanto guarde todas las medicinas y cosméticos en un armario cerrado con llave. No guarde la pasta de dientes o el jabón, el shampoo y otros productos de uso habitual en el mismo armario con las medicinas. En cambio, guárdelos en un armario alto equipado con cerrojos de seguridad.
  4. Si usa aparatos eléctricos en el baño, en particular secadores de pelo o máquinas de afeitar, no olvide desenchufarlos cuando termine de utilizarlos. Guárdelos en un armario que tenga cerrojo de seguridad. Es mejor utilizarlos en una habitación en la que no puedan entrar en contacto con el agua.

Garajes y sótanos

En los garajes y sótanos se suele h=guardar herramienta y productos químicos potencialmente mortales. Es recomendable que estos recintos estén cerrados con llave para impedir su acceso a los niños.

Todas las habitaciones

Hay algunas normas de seguridad y prevención que pueden aplicar a todas las habitaciones de la casa. Las siguientes recomendaciones para evitar los peligros domésticos más habituales, protegerán no solo a su hijo pequeño sino a toda la familia.

  1. Instale detectores de humo por toda la casa, revíselos mensualmente para constatar que funcionen bien y cámbieles las pilas o baterías una vez al año.
  2. Coloque tapas de seguridad en todos los enchufes que no utilicen para impedir que su hijo meta los dedos o algún juguete en los agujeros. Obstruya el acceso a los enchufes que usan con algún mueble. Mantenga los cables eléctricos fuera del alcance y la vista del niño.
  3. Para evitar resbalones, alfombre las escaleras siempre que sea posible y cerciórese de que la alfombra este bien sujeta a los bordes.
  4. Hay algunas plantas de interior que pueden ser perjudiciales para la salud. Solicite información acerca de las plantas que deben evitarse.
  5. Inspeccione constantemente el suelo en busca de objetos pequeños que un nuño podría tragarse, como monedas, cuentas, botones, alfileres, tornillos, etc.
  6. Si en su casa tiene suelos de madera, no permita que su hijo corra en calcetines. Estos aumentan el peligro de resbalones.
  7. Ajuste y fije bien los cordones de las persianas y cortinas a una base o soporte, o átelos a un gancho colgado de la pared para que estén fuera del alcance.
  8. Tenga cuidado con las puestas de las habitaciones. Las puertas de cristal son particularmente peligrosas, puesto que es fácil que un niño choque contra ellas; por lo tanto, déjelas siempre abiertas y fíjelas con un seguro si es posible.
  9. Cerciórese de que los muebles de su casa no tengan bordes cortantes ni esquinas puntiagudas con los que su hijo se pueda lastimar si se llegara a caer contra ellas.

10. Compruebe la estabilidad de los accesorios altos, como lámparas de pie y estantes de libros. Si parecen inestables, coloque las lámparas detrás de otros muebles y fije los estantes a la pared para que su hijo no los pueda volcar.

11. Mantenga la computadora en un sito desde el cual su hijo no pueda derribarla. Los cables deben estar fuera de la vista y del alcance de los niños.

12. Si es posible abra siempre las ventanas por la puerta de arriba. Si tiene que hacerlo desde abajo, instale mallas o rejas que solo puedan abrirse desde adentro por un adulto. No coloque junto a una ventana cosas como sillas, sofás, mesas bajas o cualquier objeto al que un niño se pueda subir. Esto le dará acceso a la ventana y facilitara una caída grave.

13. Nunca deje bolsas de plástico por el suelo ni guarde la ropa o los juguetes del niño en este tipo de bolsas. Las bolsas de la lavandería son particularmente peligrosas. Hágales un nudo antes de tirarlas para impedir que su hijo pueda meterse dentro o ponérselas en la cabeza.

14. Piense en los peligros potenciales que puede implicar para su hijo todo lo que usted tire a la basura. Cualquier bote de basura que contenga objetos peligrosos –como comida echada a perder, navajas de afeitar usadas o pilas- debe tener una tapa a prueba de seguridad aprueba de niños.

15. Para prevenir quemaduras, revise todas las fuentes de calor de la casa. Fijese si los calentadores eléctricos, los radiadores y hasta las rendijas de la calefacción se ponen muy calientes mientras estén funcionando. Quizás también sea conveniente ponerles una malla.

16. En ninguna casa o cualquier otro sitio donde esté un niño se debe guardar armas de fuego. Si usted necesariamente debe tener un arma de fuego en su hogar, guárdela descargada y bajo llave. Guarde las municiones bajo llave, en un lugar distinto al del arma.

17. El alcohol puede ser muy tóxico para un niño pequeño. Guarde todas las bebidas alcohólicas en un armario cerrado con llave y recuerde vaciar de inmediato los vasos que han quedado a medio beber.

 

 

Leave a Reply