Gripe

Bronquiolitis
February 11, 2016
Tos
February 12, 2016

Gripe/Influenza

La gripe o influenza es una enfermedad causada por un virus respiratorio. Hay tres tipos de virus de influenza: A, B y C. Las epidemias de influenza suelen presentarse en los meses de invierno, aunque la temporada de gripe se extiende de comienzos de octubre hasta marzo. Cuando alguien que tiene gripa tose  o estornuda, el virus de la influenza se esparce por el aire y las personas que están cerca, incluyendo niños, pueden inhalarlo. Un niño también puede contagiarse cuando toca una superficie dura, como la manija de una puerta, y luego se lleva los dedos a la boca o a la nariz.

Cuando hay un brote o epidemia, lo que es común durante los meses de invierno, el contagio tiende a ser más pronunciado entre los niños de edad preescolar y escolar.

Usted puede sospechar que su hijo tiene gripe si presenta los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre repentina (generalmente por encima de los 101 °F o 38 °C)
  • Temblores y escalofríos que acompañan a la fiebre
  • Cansancio o fatiga extrema
  • Dolores musculares
  • Tos seca y repetitiva

Al cabo de unos días se intensifica el dolor de la garganta, la congestión nasal y la tos. La gripe puede durar una semana o incluso más. Un niño que tenga un resfriado común por lo general tiene fiebre baja, mucosidad nasal y un poco de tos. Si su hijo se queja de dolor en el oído, siente congestión en la cara y la cabeza o si no se le quita la tos o la fiebre, usted debe sospechar que la gripe se ha complicado.

Los niños que parecen tener más riesgos de complicaciones debido a la gripe son aquellos con una afección crónica subyacente, tales como enfermedad cardiaca o pulmonar, un problema inmune, una enfermedad de la sangre o malignidad.

Tratamiento

Todo niño que tenga gripe y no se sienta bien necesita de mucho cariño y atención. También puede beneficiarse de mucho reposo, aumento en el consumo de líquidos y comidas ligeras y fáciles de digerir. Colocar un vaporizador de agua fría en la habitación.

Si su hijo está indispuesto debido a la fiebre, el acetaminofén o el ibuprofeno en dosis recomendadas por el pediatra para la edad y peso del niño le ayudarán a sentirse mejor. El ibuprofeno está aprobado para administrarse  para administrarse a niños  de seis meses de edad en adelante; sin embargo, nunca se les debe dar a niños deshidratados o que están vomitando constantemente. Es extremadamente importante no darle aspirina a un niño que tenga gripe o que se sospeche que la tenga.

Prevención

Puesto que el virus de la gripe se transmite de una persona a otra, uno de los primeros pasos es enseñar y poner en práctica buenos hábitos de higiene. Por ejemplo, si su hijo tiene gripe, tomo los siguientes pasos para prevenir el contagio:

  • Evite besarlo en la boca o alrededor de la misma, pero tenga en cuenta que el niño necesitará muchos abrazos mientras esté enfermo.
  • Enséñele a su hijo a no toser o estornudar sin taparse la nariz y la boca con un pañuelo de papel. Cerciórese también de que bote el pañuelo a la basura.
  • Tanto usted como las demás personas que cuidan del niño deben lavarse las manos antes y después de atenderlo.
  • Lave los utensilios del niño en agua caliente con jabón o en el lavaplatos.
  • No permita que nadie comparta vasos o utensilios. Nunca se debe usar un cepillo de dientes de otra persona.
  • Use vasos de cartón desechables en el baño y la cocina.

Existe una vacuna que protege contra la gripe. La Academia Americana de Pediatría recomienda que se administre a todos los bebés saludables de seis hasta los veintitrés meses de edad, puesto que los niños en este grupo tienen una probabilidad más alta de ser hospitalizados debido a la gripe. La vacuna no está aprobada para su uso en lactantes menores de seis meses.

Leave a Reply